XXV. Los ingresos municipales